Percibiendo el bosque

 

El proyecto ‘Percibiendo el bosque’ surgió por casualidad en una salida fotográfica en febrero de 2016. El objetivo primero era desarrollar una técnica que desembocara en un proyecto determinado que llevaba preparando desde hace tiempo, pero el día nublado y el poco color del paisaje me hizo desistir siquiera de intentarlo.

 

El lugar que había elegido era el Puerto de Canencia (Madrid). Viendo que la idea inicial no podía llevarse a cabo, pensé en otro proyecto que tenía en mente: Llevar desde la fotografía la sensación que se experimenta en el bosque.

 

Creo que la fotografía en el bosque es la más difícil de componer, pero de entre todos los bosques, los pinares y encinares son los más complejos, dado su color pardo verdoso apagado, que en fotografía hace que el interés se reduzca considerablemente.

 

En el Puerto de Canencia, crece desde hace muchos años, una especie de pino que tiene la peculiaridad de que, a mitad del tronco, comienza a descascarillarse en finas láminas anaranjadas, que llenan de color suelos y fondos de ramas, mezclándose con ramas más oscuras que dan un aspecto muy característico. Es el Pino Albar o Silvestre (Pinus sylvestris)

 

A esta llamativa característica se une que el paisaje tenía restos de las últimas nevadas, con lo que añade una sensación de frío que muchas veces hemos experimentado en el campo, y que suele traernos a la memoria olfativa olores a resina y tierra mojada.

 

Para este proyecto, he buscado plasmar el ecosistema que encontramos en un bosque de Pinus sylvestris, con sus suelos, piñas, especies que lo acompañan, modificaciones sobre el terreno y la geología del paisaje.

 

El objetivo final es intentar trasmitir esa sensación de estar en el bosque.

 

Para este proyecto, he necesitado 4 horas, y el radio de acción en el que se enmarcan todas las fotografías, apenas es de 250mts.

 

VER GALERIA

 


entrar
© Carlos Doradocreado en Bluekea